I Colori dell’Antico. Marmi Santarelli ai Musei Capitolini

Immagine: 
I Colori dell’Antico. Marmi Santarelli ai Musei Capitolini
13/04/2022 - 30/04/2023
Musei Capitolini,
Palazzo Clementino

La exposición ofrece un amplio panorama de la utilización del mármol de color, desde sus orígenes hasta el siglo XX, a través de una excelente selección de piezas de la Fondazione Santarelli.

En dos salas del Palazzo Clementino de los Musei Capitolini, junto al Medagliere, una preciosa selección de más de 660 mármoles policromados de época imperial procedentes de la Collezione Capitolina y de la Fondazione Dino e Ernesta Santarelli. Gracias a un préstamo gratuito de diez años, la exposición ofrece una visión de la inmensa cantidad de piedras importadas a Roma: una oportunidad única para recorrer, a través de las formas, los colores y los dibujos, la historia milenaria de la capital desde un punto de vista artístico pero también sociocultural, político y económico. El uso del mármol policromado fue una característica clave de la arquitectura romana en la época imperial.

La exposición está dividida en dos salas. En la primera sala hay 82 fragmentos policromados procedentes de la Fundación Santarelli; la otra alberga dos pares de muestras, una de principios del siglo XIX con 422 piezas, también de la Fundación, y la otra de la Collezione Capitolina, iniciada en la segunda mitad del siglo XIX por la familia Gui y compuesta por 288 azulejos. En la misma sala hay también una cabeza de Dionisio montada sobre un busto femenino no relacionado (compuesto por ocho tipos diferentes de mármol y una selección de herramientas para trabajar el mármol del taller Fiorentini).
Un documental, comisariado por Adriano Aymonino y Silvia Davoli, se proyecta en bucle, trazando la historia de estos materiales que llegaron a Roma en relación con la política de expansión del imperio.

La exposición pretende relatar la estrecha relación entre la presencia de materiales no autóctonos en la ciudad de Roma y la expansión política, económica y geográfica del antiguo Imperio Romano, trazando territorios y redes geográficas a través de la historia y la memoria.
De hecho, dado que las grandes vías del imperio partían del centro de la antigua ciudad, la ubicación de los mármoles refleja los puntos cardinales desde los que llegaron a Roma.
El resultado es una visión instructiva de las civilizaciones más familiarizadas con el trabajo del mármol en la época de la conquista romana.

El uso de algunos mármoles coloreados se remonta al Neolítico o a finales de la Edad de Bronce, como la dura serpentina verde. En Egipto, los faraones explotaron diferentes calidades y su última dinastía, la de los Ptolomeos (305 - 30 a.C.), amplió el repertorio con el pórfido y el alabastro, que luego sería apreciado en Roma. Aquí prevaleció durante mucho tiempo el rechazo al lujo, prefiriendo ideas y materiales extraídos de la tradición. La introducción de algunos mármoles de colores se remonta a la época republicana, como el giallo antico y el pavonazzetto, mientras que su difusión está vinculada al emperador Augusto. El mayor surtido de mármoles de colores se remonta a los Flavios (69-96 d.C.). Muchas canteras se volvieron imperiales con los Antoninos, que aumentaron el número de canteras no italianas. Los colores se animaban con el pulido, la grasa o la cera y debían corresponder a las pinturas y decoraciones, que se han perdido casi en su totalidad.

La actividad de extracción, transformación y transporte requería un gran número de trabajadores, que debían estar bien formados y disciplinados. Es posible que Augusto y sus sucesores quisieran deliberadamente financiar estas actividades también para promover la mezcla étnica y social en la enorme expansión del imperio, queriendo involucrar económicamente a los pueblos conquistados. Los costes eran comparables a los de las campañas militares y debían tener los motivos adecuados. Pero la razón no está del todo clara. Se ha interpretado como un deseo de lujo, un aumento de los ingresos fiscales y una representación simbólica de la expansión imperial.

La progresiva disolución militar, política, administrativa y económica de Occidente, que corresponde a la Alta Edad Media, supuso el cierre de la mayoría de las canteras y, posteriormente, una fuerte tendencia a la reutilización de los materiales antiguos. Se desarrolló una nueva forma de arte que hacía un uso original del mármol coloreado. Los suelos en los que las losas se reutilizan enteras o se rompen para formar patrones geométricos se están generalizando. Los colores de algunos mármoles antiguos se encuentran en la arquitectura románica y gótica, en la Toscana y otras regiones, fachadas y campanarios veteados de blanco y rojo (o verde), imitando el pórfido y la serpentina, como, más precisamente, en la pintura del siglo XIV.

En el renacimiento más orgánico de la antigüedad, el Renacimiento, hay un hecho contradictorio y olvidado: los colores vivos de Roma se desvanecen o se reinventan. Uno de los cambios se debe a la madurez de Rafael, en las salas del Vaticano, empezando por la Sala del Fuego (1514-1517), donde se pintan adecuadamente varias piedras de colores. A mediados del siglo XVI se desarrolló en Florencia la marquetería (a partir de 1588 con el Opificio delle Pietre Dure), que parece reflejarse en el estilo de Bronzino. También se extendieron las pinturas sobre pizarra y, más tarde, sobre otras calidades de piedra.

Los colores brillantes de Roma no tardaron en provocar un tópico: eran excesivos y corrompían la mesurada sencillez de los griegos. Es una idea que resurge en la historia del arte, en los juicios sobre el manierismo y el barroco como degeneraciones del equilibrio renacentista. A principios del Renacimiento, estos colores debían ser mejores que los actuales, especialmente en el mármol, que no había sido sometido a siglos de decapado y contaminación. Sin embargo, muchas imágenes de la ciudad las muestran descoloridas, hasta el neoclasicismo y más allá. Este "filtro" puede haber servido para hacer creíbles las imágenes del pasado, como se ve en los flashbacks cinematográficos, a menudo en blanco y negro o con colores alterados. Estas alteraciones pueden haber contribuido a utilizar la imagen artística como una máquina del tiempo.

Informaciones

Lugar
Musei Capitolini
, Palazzo Clementino
Horario

Del 13 de abril de 2022 al 30 de abril de 2023
Todos los días 9.30-19.30
24 y 31 diciembre: 9.30-14.00
Última admisión una hora antes del cierre
Cerrado
1 de Enero, 1 Mayo y 25 Diciembre 

Antes de planificar la visita, CONSULTE LA PÁGINA DE AVISOS

Entrada

El acceso a la exposición se concede a los titulares del billete según las tarifas vigentes.
Entrada gratuita con MIC Card

Informaciones

060608 todos los días 9.00-19.00 h

La exposición está organizado por
Roma Culture - Sovrintendenza Capitolina ai Beni Culturali y la Fondazione Santarelli

Comisariada por
Vittoria Bonifati

Conservadora científica
Andrea G. De Marchi

Proyecto de instalación Cookies (Alice Grégoire, Clément Périssé, Federico Martelli)

Servicios museísticos de
Zètema Progetto Cultura

Catálogo publicado por
Treccani

Tipología
Exhibicion|Arqueología
Curador
Vittoria Bonifati

Catalogo

Eventi correlati

Actualmente no hay actividades.
No hay actividades en programa.
20221119
1011579
Musei in Musica 2022
Musei in Comune
19/11/2022
Evento|Eventos
20220414
1010546
Pasqua nei Musei
Musei in Comune
14/04 - 18/04/2022
Evento